Consejos de decoración de habitaciones infantiles

Siempre es práctico incorporar toneladas de almacenamiento en la habitación de tu hijo. Sea creativo e inculque las piezas de almacenamiento en la decoración. Elija opciones atractivas y funcionales, como un armario que combine con el tema de la habitación o un elegante carrito de almacenamiento móvil. Las cestas y arcones de colores son otra opción para albergar los juguetes y la ropa de uso frecuente. Opta por camas con estantes y cajones debajo para guardar la ropa de cama, los juguetes y otros objetos. Así mantendrás todo el desorden fuera de la vista.

Las alfombras son una forma estupenda de aportar más color y calidez a la habitación de tu hijo. Colocar una alfombra junto a la cama dará a su hijo espacio para estirarse y jugar con juguetes, juegos de mesa, rompecabezas y permitirle trabajar en proyectos de arte. Las alfombras son una mejor opción que las moquetas de pared a pared, ya que se pueden quitar y limpiar fácilmente. Si su hijo es pequeño, puedes utilizar cinta adhesiva de doble cara para mantener la alfombra en su sitio. Coordina la alfombra con otros elementos de la habitación; incluso puedes elegir una con elementos divertidos y personajes de dibujos animados. Asegúrese de elegir una alfombra con un material que pueda lavarse y limpiarse fácilmente.

La elección de una combinación de colores alegres contribuirá en gran medida a dar un aire alegre y juvenil a la habitación de tu hijo. Haga que la habitación con los colores favoritos de tu hijo o elija cualquier paleta que tenga dos o tres tonos primarios o pastel. Utilice colchas, persianas, alfombras y paneles de pared de colores para alegrar la habitación de tu hijo y darle un sabor distintivo. Asegúrese de equilibrar los colores llamativos con manchas de neutros relajantes para conseguir una imagen agradable.

Las estanterías abiertas son una solución de almacenamiento inteligente para la habitación de tu hijo. Al mismo tiempo que mantienen las cosas fuera del alcance de los niños más pequeños, también te ayudan a exponer varias piezas de decoración en la habitación. Además, al no estar en el suelo, apenas ocupan espacio. Puedes ser creativo con la colocación de las estanterías: apílalas de forma escalonada para añadir interés a tus paredes.

Para ayudar a su hijo a mantenerse organizado, defina zonas de trabajo y de juego en su habitación. Prepare una zona con una superficie de trabajo designada con armarios, para los deberes o los proyectos creativos de arte y rompecabezas durante el verano. Coloque la mesa de estudio cerca de una ventana para que entre mucha luz natural y aire fresco; esto ayudará a que el tiempo de estudio sea agradable. Asegúrese de tener suficiente espacio para guardar los libros y el material de papelería para mantener las superficies despejadas y ordenadas. Optar por un estilo neutro en esta zona, para ayudar a tu hijo a concentrarse mejor. Para el tiempo de juego, cree un rincón luminoso con los juguetes, videojuegos y peluches de tu hijo.

Uno de los mayores retos de la decoración de la habitación de tu hijo es la necesidad de actualizarla con frecuencia, ya que las necesidades y preferencias de tu hijo seguramente cambiarán a medida que crezca. Asegúrate de que hay espacio suficiente para cambiar la decoración a un esquema apropiado para su edad cuando sea necesario. Una forma de hacerlo es optar por un esquema neutro y complementarlo con paneles de pared de colores, colchas y obras de arte que puedas modificar según los gustos cambiantes de tu hijo. Deje siempre espacio extra para añadir más espacio de almacenamiento o colocar una cama más grande.

Al diseñar la habitación de su hijo, asegúrese de tener en cuenta sus preferencias y hábitos. Cada niño es único a su manera, y siempre es bueno optar por un look que capte su personalidad. Así que anime a su hijo a participar en el proceso: seguro que es divertido y también es la forma perfecta de pasar tiempo juntos y estrechar lazos.